Sobre la Felicidad ( Regalo de mi hijo Armando)

6 de Septiembre: Boda de Ignacio (mi segundo hijo) y Paola, donde disfruté, disfrutamos, intensamente del momento mas especial del 2014. La sensibilidad, alegría, amor y delicadeza de cada detalle, me “emborrachaba”. Estaba por primera vez en muchos años (casi 10) rodeado por, casi todas, las personas por las que siento “vida y libertad”. IMG_2433

Armando, no se por qué, ni se lo he preguntado nunca, me preguntó por la oportunidad de dedicar unas palabras a los novios : “¡Desde luego!”. Y a partir de aquí, muchos quedamos enmudecidos por la intensidad de su reflexión. Me emociono intensamente y no pude menos que pedirle que me las transcribiera en un papel, ya que su discurso fue totalmente improvisado. Hoy día de los Reyes Magos, he querido que mi gran regalo sea publicar, en este Blog abandonado, esa reflexión ( ya más profunda) que me tengo el placer de haber leído en numerosas ocasiones.

IMG_2951-1

ARMANDO“…Mis palabras dieron paso a una improvisada reflexión personal sobre la felicidad, que tenía como referente a Gustave Flaubert, escritor francés realista. Una de sus más conocidas citas fue el punto de partida para despreciar y atacar la felicidad entendida como posesión, como horizonte palpable, como hundimiento en la gratitud y la complacencia. Eso es lo que Flaubert criticaba cuando dijo que “todas las familias felices son iguales”. La consecuencia de esa idea social de la felicidad es la parálisis; agrupar al mayor número de personas dentro de una felicidad consumada para luego sentirse iguales. La igualdad es inseparable de ella, es hacia lo que ella, en última instancia, nos aboca, actuando como un mecanismo de ordenación ciudadana. Felicidad mediatizada que ha acabado por hacer de los medios un fin en donde el gozo de lo inmediato ya no existe y en donde se nos miente bajo la seducción de que es algo que dura, un estado permanente que debes compartir con otros que también han caído bajo su hechizo. Cuanto más nos asimilemos al resto más felices seremos. _DSC4842

El hombre, en su libertad tan limitada, constreñido a una elección perpetua comandada por una voluntad constante, ¿tanto le importa, para la paz de su vida, todo preveer, todo conducir, todo organizar, para que al final, preso de los medios, el tormento defina su propia vida? Yo renuncio a ésta felicidad. Yo me digo a mí mismo: Sé lo que tú debes ser, y desde ese origen, las impresiones que reciba del mundo que me rodea dependerán más, para mi propia felicidad o tristeza, del estado en el que yo me encuentre cuando las reciba que de la sensación que ellas me aportarán y del cambio que me puedan provocar. De ese modo aprenderemos, poco a poco, a controlar las impresiones que recibamos, y, milagrosamente, la vida real estará dentro de nosotros y no fuera, como un grito en la noche seca, en medio del puro clima del idilio. [000012]

Felicidad como promesa de un horizonte inalcanzable, que atañe a mi esfuerzo por perseverar en mi ser, sabiendo que dentro de la sucesión frenética de impresiones, accidental y subordinada, yo permanezco casi inalterado, mientras que los objetos exteriores relativos cambian del todo. Cuanto más sea lo que yo quiera ser, más rica será la imperceptible influencia del mundo. Sabiendo que es innegable que la felicidad no es un estado permanente como las leyes sociales nos lo hacen ver, al entenderla como mediatez materialista, en donde el sujeto desaparece bajo el precepto social de la igualdad. El horizonte inalcanzable es nuestra “educación sentimental”. Una felicidad reservada al hombre que se afirma en su singularidad para después poder establecer un contacto inmediato y puro con el mundo y las cosas que le rodean, siendo plenamente consciente de que este acorde no sucede siempre, ni nunca se convierte en un estado vital. Aceptémosla con resignación, no dejemos que nuestra persona se hunda en el océano de los medios, sino en la transparencia del corazón” IMG_2825

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s